El fin del hacking por ingeniería social

La mayor parte de los sistemas de acceso a las webs, correos o cualquier otro sistema informático son técnicamente lo suficientemente robustos para que utilizar métodos de fuerza bruta o criptográficos sea muy, muy complicado (hablo de webs que ya tengan ssl, ordenadores que no tengan keyloggers ni cosas de esas). De hecho los medios para romper una clave rsa que tuvo que poner la NSA (11.000 millones de dólares) no están al alcance de cualquier hacker y, desde luego, no de cualquier hacker que ande por ahí. Sin embargo, se siguen produciendo ataques, filtraciones e intrusiones en nuestras cuentas usando el método más barato de todos: la ingeniería social.

Mediante ingeniería social lo que un hacker hace es tratar de que tu mismo le entregues tus claves o, en el peor de los casos, utilizar alguna clave tuya conocida para derivar la que puede ser tu clave para ese sistema. En 2004 el New York Post publicaba un artículo en el que se describía un experimento por el que un desconocido ofrecía un dulce a cualquiera que le diese la contraseña de su correo… Y el resultado fue sorprendente, 7 de cada 10 personas entregaron la contraseña de su correo. De esta manera da igual que tengamos SSL, TLS, un sistema límpio, y todas las medidas que queramos que mediante ingeniería social cualquier atacante puede descubir nuestras contraseñas. Además, nuestro cerebro no es capaz de recordar secuencias de caracteres aleatorios, o al menos no muchas, por lo que al final solemos usar alguna heurística para tener una sola contraseña y derivar otras en base a esas. Un sistema que conduce, irremisiblemente a regalar nuestras contraseñas a cualquiera que esté interesado por ellas.

¿Cual es mi solución? Muy sencillo, que el usuario no sepa las contraseñas, no es necesario cambiar ningún sistema, ni recordar nada, ni preocuparse lo más mínimo, simplemente olvidate de las contraseñas. Para conseguir esto he creado el sistema nomorepass, que además de generarte contraseñas y almacenarlas de manera segura en tu dispositivo móvil (y solo en tu dispositivo, nada de copiarlo en la nube, ni en nuestros servidores, ni en los ordenadores) te permite enviarlas de manera segura a la web o el dispositivo que la necesita… Todo ello sin que tu tengas que saber cual es la contraseña y, por tanto, sin poder ser presa de la ingeniería social.

Llevando esto al extremo, he desarrollado un nuevo plugin para wordpress que permite hacer los registros de usuario de manera automática, sin tener que elegir un password y que lo almacena directamente y de forma segura en tu app nomorepass. Puedes hacer la prueba registrándote en este blog, simplemente pincha aquí, escribe tu nick y tu email, pincha en el icono de nomorepass y luego escanea el qr con la app usando el botón rojo. ¡voila! ya estás registrado y con tus credenciales en tu teléfono… ¡Y ni siquiera sabes qué contraseña has usado!!

Deja de usar sistemas obsoletos, de escribir las contraseñas en papeles, tener una sola contraseña (con variaciones) para todas tus cuentas o, simplemente, deja de acordarte de tus contraseñas… Usa nomorepass. Es gratis, pero si, además, quieres tener una seguridad extra puedes suscribirte, si dejas un comentario en esta entrada te enviaré un código para que puedas disfrutar de todas las funcionalidades premium durante un mes… ¿Qué esperas?

1 comentario en “El fin del hacking por ingeniería social

  1. Pingback: Parando un ciberataque a tu wordpress | Yo programo … el blog

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.