Cerrando el 2021

Dentro de dos meses hará 15 años que llevo manteniendo este blog, una eternidad en cuestión de tiempo tecnológico y una eternidad también en tiempo biológico. Generalmente se usa este último día del año para hacer un resumen de lo que se ha hecho y se ha dejado de hacer en el año saliente y dar la bienvenida a los nuevos planes y deseos para el año que entra… Bien, hoy no estoy de humor para ello (que eso no quita que no lo haga en algún momento), mi retrospectiva será más de estos 15 años de blog que de este año de pandemia continuada. Es más, se cumplen ya 20 desde que se publicó algo bajo este dominio… Y eso requiere un poco de historia.

Compré el dominio yoprogramo.com allá por 2001 poco después de haber contratado mi adsl con terra y con el ánimo de poner una web informativa sobre temas de programación. Yo, como muchos sabréis, me defino como programador, un programador con vocación empresarial y con muchas ganas de hacer cosas útiles por todo el mundo. De hecho, si sentís curiosidad, hay entradas de la web en Internet Archive (os muestro la primera de todas de Agosto de 2001):

En aquel momento firmaba como JaeSoft (Jose Antonio Espinosa) ya que lo que más deseaba era crear mi propia compañía de desarrollo de software, aunque por aquel año yo estaba en otra empresa (Sema Group – SlumbergerSema – Atos) haciendo cosas muy complicadas y muy interesantes para la época.

Intenté reunir personas interesadas en programar y en escribir, muy pocas se apuntaron y mi interés por mantener tantas secciones, incluyendo noticias, trucos y demás cosas que podrían servir para configurar un portal se resintió un tanto cuando perdí parte de los contenidos (aquí una imagen para que veáis como era la cosa en 2004 después de recuperar algunos):

A partir de ese año cambié mi rumbo laboral, abandoné la multinacional en la que había trabajado y me puse por mi cuenta. La web sufrió un hackeo en que, afortunadamente, no perdimos nada (pero publicamos el artículo) y la web pasó a estar patrocinada por la nueva empresa que acababa de fundar (Digimate Computer)… Incluso patrocinaba la web más loca que nunca he publicado, una que se llamaba «quiero mi wii» que me ayudo a conseguir una consola wii en un momento en el que había una escased tremenda de ellas. Fue tanta gente la que quería la wii que tuvimos una avalancha de visitas el poco tiempo que estuvo activa:

Hasta que un día de 2007 decidí cambiar de formato, abandonar el portal para el programador que, aparentemente, no usaban demasiados programadores y me daba muchísimo trabajo mantener y creé (utilizando un wordpress que había aparecido el año pasado) mi blog personal.

Y si hace 15 años que llevo escribiendo en este mi blog, puedo seguir escribiendo algunos más… Intentaré estirar lo más posible mi dedicación al mismo durante este año entrante y, finalmente, os deseo a todos que el año 2022 os sea propicio. Desear es gratis, pero es una buena cosa para variar…

Feliz 2022

Gestión de versiones de Flutter

Flutter es un framework que me está gustando bastante, es muy consistente en cuanto a las distintas versiones, se ve muy similar en todas las plataformas y Dart como lenguaje es bastante interesante y nada esotérico (por eso de que usa cosas que ya manejamos y no se dedica a reinventar la rueda).

Flutter Version Management

Tanto es así que empezamos hace unos meses un proyecto de aplicación móvil con Flutter, coincidiendo con la llegada de la versión 2.0 y las cosas empezaron a ir «demasiado deprisa». La comunidad y los mantenedores del sdk parece que se han puesto las pilas y han decidido incluir mejoras a un ritmo trepidante, cuando escribo estas líneas ya vamos por la versión 2.8.1.

Nosotros estabilizamos la app en un contenedor docker usando la versión 2.5.2 de Flutter y nos encontramos ahora que no hay manera de instalar desde cero esa versión con los sistemas que proporciona Flutter. Todos aquellos sistemas en los que hicimos un upgrade ya no los podemos utilizar para desarrollo porque, entre otras cosas, han cambiado librerías y ya no son compatibles algunas partes de nuestro código.

Pero no soy el único con ese problema. Varios de los desarrolladores de Flutter se han encontrado con la misma situación y, afortunadamente, han desarrollado una manera de poder disponer de una versión propia de flutter para cada proyecto… Mediante FVM.

Os cuento los pasos básicos para tener FVM funcionando (partiendo de que has instalado flutter en tu sistema) y cómo usarlo para cada proyecto:

1. Instalar FVM

dart pub global activate fvm

Esto te instala el paquete, pero tendrás que cambiar el entorno para poder acceder al comando fvm cada vez, en mi caso es algo como:

export PATH="$PATH":"$HOME/.pub-cache/bin"

Añadiendo esta línea al final del ~/.bashrc conseguiréis meter en el path el comando FVM

2. Instalar una versión de flutter para su uso posterior

En mi caso quería instalar la versión 2.5.2 y tuve que ejecutar esto:

fvm install 2.5.2

Puedes instalar tantas como quieras (o necesites), puedes conseguir la lista de todas las instaladas con el comando fvm list

3. Usar una versión concreta en tu proyecto

Dentro del directorio del proyecto en el que quieras usar esta versión puedes sustituir el uso del comando flutter por el comando fvm flutter que te ejecutará la versión correspondiente, para indicar qué versión quieres usar debes escribir:

fvm use 2.5.2

Esto te genera un directorio .fvm en donde se almacenarán los enlaces correspondientes, no olvides incluir en tu .gitignore el directorio .fvm/flutter_sdk

Con esto y algunas cosillas más (os dejo consultar la documentación) ya podréis desarrollar y depurar con la versión de flutter que queráis.

log4j, las vulnerabilidades, los parches y la sobre-ingeniería

Durante estos días si te dedicas mínimamente a esto de la informática y has creado algún sistema con Java habras sufrido el problema del log4jshell. Si es que no, pues te lo explico:

log4j es una librería de Java que lleva existiendo desde hace innumerables años y que es muy utilizada para registrar los eventos que tienen lugar en un sistema y poder controlar qué se registra y qué no. Pues bien, la versión 2 de esta librería incluía funcionalidades para hacer sustituciones en las cadenas que se guardan en el log y, continuando con la tradición más añeja de Java, se les ocurrió que sería buena idea que esas cadenas a sustituir pudiesen hacer llamadas a sistemas externos y recibir objetos completos. Utilizando el estandar jndi permitían incluso hacer llamadas RMI o acceder a servidores LDAP. Supongo que el programador que añadió estas funcionalidades vería su utilidad en algún momento, pero también es cierto que yo nunca he visto a nadie usarla.

En fin, que esto llevaba ahí un tiempo y a algún «hacker malvado» se le ocurrió probar qué pasaba si en la url que le pasaba a la cadena a loguear incluía la dirección de un servidor que él controlaba y que permitía descargarse un objeto que hacía «cosas malas» en el sistema… Y la prueba funcionó y en cuanto alguien se dió cuenta que había cadenas extrañas que empezaban por ${jndi:ldap:// y que provocaban funcionamientos anómalos se dio la voz de alarma y se creó un registro de vulnerabilidad (CVE-2021-44228) y con un exploit super-sencillo y que mostraba que había cientos de miles de sistemas afectados.

El parche a esa vulnerabilidad llegó pronto (y eso que log4j está mantenido solo por voluntarios) y mucha gente se pasó buna parte del fin de semana parcheando los sistemas (alguno tardó algo más), aunque sin tener muy claro si el sistema había sido comprometido y modificado antes, cosa que requiere otras medidas adicionales y muy costosas. A día de hoy se ha encontrado que el parche que se hizo no contempla todos los casos y se ha registrado otra vulnerabilidad (CVE-2021-45046) que requiere otro parche… Parches, que, al fin y al cabo lo único que hacen es deshabilitar esa funcionalidad que, en algún momento, a alguien, le pareció interesante.

Son incontables el número de horas que el personal de IT (desde programadores hasta técnicos de sistemas) se han dedicado a tapar este agujero (y seguro que habrá muchos agujeros sin tapar todavía). Eso se traduce en muchos millones de Euros de dinero gastado sin sentido… Y todo porque a alguién «le pareció una buena idea esa funcionalidad» y porque todo el mundo usa componentes que no conoce, en los que «confía», aunque no poga un duro para su desarrollo…

Por cierto… Hay por ahí ya los «negacionistas de los parches» que van diciendo que si los parches son malos, que no saben lo que hay dentro, que todo es parte de una conspiración y esas cositas… En fin, el ser humano es lo que tiene (o no).

ACTUALIZACIÓN 17-12-2021: Hay todavía otro parche que meter, el 2.17.0 ya que hay una cadena especial que puede dar como resultado un DDoS… A ver lo que nos dura.

¿Quién es el jefe de los hackers?

La verdad es que esta entrada es un experimento de SEO, dado que el nunca bien ponderado Chema Alonso ha decidido spammear esta cadena de texto para que le redirija a su blog, he querido probar si Google tiene alguna forma inteligente de discriminar la importancia o popularidad de un blog a la hora de incluir una entrada en su índice.

¿Quien es el jefe de los hackers?

Es evidente que no se quien es el jefe de los hackers, si que se que el director de datos de telefónica no lo es y, por lo que he visto, su misión es más dar visibilidad a los problemas de seguridad que intentar arreglarlos.

Si quisieramos, de todas maneras, evitar que los hackers se hiciesen con nuestras contraseñas lo más sencillo sería utilizar un gestor de contraseñas que solo las guardase en uno de nuestros dispositivos, sin copias en la red y con un método seguro y fiable de enviar las credenciales desde el móvil al ordenador (o el sistema que lo necesite), ahora mismo este sistema es nomorepass.

Además, para aumentar la seguridad física en nuestro hogar o en el apartamento que queremos alquilar y darnos todas las garantías, estamos trabajando en una cerradura inteligente de fácil instalación y muy, muy avanzada… Pero de eso hablaremos un poco más adelante.

Cómo hacer que tu casa te reconozca

A ver, en realidad esto ha sonado mejor de lo que realmente es, pero, ¿te gustaría poder decirle a tu casa que estás dentro para que sepa si hay que lanzas una alarma o simplemente saludarte? Pues algo muy similar vamos a poder hacer con home assistant, por lo que te recomiendo que te leas la entrada anterior si quieres continuar con ésta.

Si tienes home assistant ya instalado hay un concepto que puede parecer extraño al principio, pero que es fundamental para lo que queremos hacer, el concepto de «persona». Puedes acceder al menú de personas desde Configuración -> Personas:

Este menú te dará opción a crear todas las personas relevantes para tu casa y te permitirá hacerles seguimiento… Básicamente lo que queremos es saber si están dentro o fuera de la casa para tener esa información disponible para nuestras automatizaciones (o para saberlo cuando nos llega un paquete de Amazon y queremos saber si hay alguien en la casa, por ejemplo).

¿Seguimiento?

Para poder hacer el seguimiento de una persona necesitamos que ésta nos informe de una manera o de otra de su situación con respecto a la casa, eso en home assistant se hace con os device.trackers que son, ni más ni menos, que la parte de código que recibe la información de la situación de un dispositivo. Hay un montón de trackers que os invito a explorar para ver cual es el más adecuado para vosotros. Como mi objetivo es que el seguimiento sea transparente y consuma la menor cantidad posible de datos y energía os voy a proponer dos tackers que, además, son muy sencillos de configurar:

1. Aplicación de home assistant

Tenéis disponible en vuestra tienda favorita la aplicación home assistant que os da acceso remoto a vuestra instalación (bueno, lo de remoto lo veremos en otra entrada, que tiene su miga) y que, además, permite al móvil comunicarse con home assistant para darle datos sobre la localización del dispositivo (y otras cosas como si está cargando o no y la cantidad de carga restante que tiene).

Una vez instalada la aplicación veremos que aparecen entidades nuevas en home assistant y que podremos ponerlas en e interfaz o, como es el caso, utilizarla como sistema de seguimiento para una persona… Para ello solo tenemos que acceder al menú personas, crear la persona si todavía no existe y editarla, lo que nos llevará a una pantalla como esta:

En la parte de «Rastrear dispositivo» veremos que en el desplegable nos aparece un device_tracker con el nombre del móvil donde hemos instalado la aplicación. Lo seleccionamos, grabamos y, a partir de este momento la casa nos tendrá localizados.

2. Usando un tracker bluetooth

Esto está bien, pero igual no queremos que todos los miembros de la familia tengan que instalarse la aplicación móvil, así que buscando otro método para saber si están o no en casa me encontré con que todos en la familia tenemos activo el bluetooth del teléfono (para conectar con los altavoces, los cascos, el coche, o lo que sea…) si eso es así podríamos hacer que la raspberry (que tiene bluetooth integrado) nos localice siempre que estemos a una distancia que permita llegar al bluetooth de nuestro teléfono. Dicho y hecho, para configurar este comportamiento solo hay que usar el bluetooth tracker y poner lo siguiente en el archivo configuration.yml:

device_tracker:
  - platform: bluetooth_tracker

Luego solo tenemos que reiniciar el sistema y automáticamente nos creará un archivo known_devices.yml que contendrá todos los dispositivos bluettoth que ha detectado y permite ponerles nombre y decidir si vamos a seguirlos o no (por defecto sigue a todos los nuevos, por lo que es recomendable cambiar ese comportamiento cuando ya estén detectados todos los dispositivos). Si no aparece vuestro móvil en un rato lo mejor es que pongas el móvil a buscar dispositivos bluetoot para tenerlo activo mientras reinicias home assistant y así te aseguras de que lo detecta.

Una vez detectados los móviles que nos interesa solo tenemos que volver a personas y repetir el mismo procedimiento… A partir de ese momento podremos saber si están en casa o no (o al menos los móviles) y verlo en el interfaz: